Freemasons / ‘Shakedown 3′

por el 19 de septiembre de 2014

Freemasons Shakedown 3

Freemasons son un dúo británico que, a base de mucho currar, mucho producir y mucho remezclar, han conseguido encontrar ‘su sonido’. Y es que los remixes de James Wiltshire y Russell Small son ya más que reconocibles.

Les recordamos por trabajos para las hermanas Knowles, para Kylie, para Shakira, pero sobre todo para y con Sophie Ellis-Bextor. Con la reina de las pistas de baile más lánguidas nos han dado alegrías como ‘Bittersweet‘ o el cuasi perfecto ‘Heartbreak Make Me A Dancer‘.

Las entregas previas de Shakedown iban alternando temas del dúo con algunos de sus remixes. Este Shakedown 3 lleva un 90% de material de Freemasons y muy poquito de otros artistas.

Hail: lo mejor del disco (en su soporte físico) es su presentación (y planteamiento). 3 CDs. El primero, Poolside Mix, más ligero pero no por ello más tranquilo. El segundo, Night Mix, es más oscuro y más de put your hands up in the air. Para acabar, el Unmixed son los temas sueltos, en versión álbum.

Esa es otra de las ventajas del disco: que es continuous mix. Y es que no hay nada mejor que dejar sonando un álbum y que una canción te lleve amablemente a la siguiente. Sin innecesarios cortes ni el denunciable fadeout. Nunca está de más recordar ‘Dirty Organ‘ o ‘Bring It Back‘ que es sonido Freemasons 100%.

Para quienes no tenga tiempo de oír el disco entero, Freemasons han dejado, de gratis, dos minimixes en su Soundcloud. Una forma más de probar antes de pagar.

Hell: pues el mayor fallo del álbum es que le faltan los hitazos de radiofórmula de artistas archiconocidas. Quitados lo de London Grammar, Hurts y Whitney Houston, no hay nada de los remixes para el ‘Gipsy’ de Shakira, ni para el ‘I want your sex’ de George Michael, para el ‘Good Girl’ de Alexin Jordan o para el ‘Mama Do The Hump’ de Rizzle Kicks. Tal vez por eso puedes pasar por los dos discos continuous mix sin pena aunque tampoco con mucha gloria. Vamos, que se dejan oír pero no pasan de música ambiental muy currada.

Pero además, otro fallo del disco está en volver a meter ‘Uninvited‘, en una reedición 2014. ‘Uninvited’, por Freemasons, era un temazo. Casi casi no necesitaba remezclas. Así que revistarlo años después no era necesario.