John Grant / ‘Pale Green Ghosts’

por el 30 de mayo de 2014

John Grant Pale Green Ghosts_Review

Johan Grant se quedó a gusto desahogándose con ‘Pale Green Ghosts’. Y es que son muchos los discos que podríamos denominar monotemáticos o en los que el cantautor decide sacar los demonios. Ésta es una elegante y perfectamente producida terapia. Pero una terapia, a modo de disco, de las que da gusto oír, en la tranquilidad de tu casa, o en esos trayectos largos de metro que te quieres poner melancólico.

Afortunadamente, aunque la temática de ‘Pale Green Ghosts‘ es bastante oscura, el disco no es para darse a la bebida ni para deprimirse. Es más para sentirte identificado con ciertas situaciones y para esbozar una sonrisita de vez en cuando, por muy perra que sea la vida. (Homo) Sexualidad, relaciones interpersonales y enfermedades venéreas que se pasean cómodamente por estas 11 pistas.

Pale Green Ghosts: es el tema que da título al disco. Un tema electrónico con referencias personales a la infancia del propio John y que está a la altura de los temas más épicos de Woodkid. Muy destacable la parte instrumental que ocupa casi la parte final. Valoración: 90/100
Black Belt: es la versión más oscura del ‘Filthy/Gorgeous’ de Scissor Sisters. John se queda ancho en una serie de reproches todo sobre una base repetitiva y continua. Valoración: 90/100

GMF: dejando la electrónica por un momento, John se pasa al sonido más country, casi acústico. Un tema que bien podrían haber interpretado Blur. Una letra divertidísima en la que Grant se vende el mayor hijo de puta y que ya sabes lo que hay si intentas una relación con él. Un mensaje duro con un estribillo sesentero. Y hasta parece reprochar a una exnovia que le enseñara a amarse a sí mismo y por eso ha acabado montándoselo con otros hombres. Valoración: 95/100
Vietnam: este corte tiene un ritmillo, lento, casi casi militar que encaja perfectamente con el título. El middle-8 de violines le da un toque aún más dramático a la relación en la que el silencio destruye todos los sentimientos. Valoración: 85/100
It Doesn’t Matter To Him: aquí hay una apertura de corazón total. John habla de lo bien que se siente, de lo bien que va envejeciendo, de cómo sus amigos y familia le quieren aunque ha levantado alguna ceja (tras su salida del armario) pero como hay un hombre que sigue sin quererle, seguramente su padre. Valoración: 90/100
Why Don’t You Love Me Anymore: Un tema oscuro de las relaciones destructivas de las que no podemos ni queremos salir. Recuerda al sonido de los 80 más británicos.Valoración: 80/100
You Don’t Have To: volviendo al pop más minimalista, John nos habla de una relación perfecta basada en la nada, en recuerdos inexistentes, que pasa a ser una batalla de mentiras y de sentimientos inexistentes. Todo para acabar reconociendo que aún tienes por seguir teniendo sentimientos por esa persona. Valoración: 80/100
Sensitive New Age Guy: el tema más eléctrico del disco. Y otra vez retomamos la temática de las puyas a una de esas modernas con un aire mucho más futurísita. Crítica al clásico homosexual attention whore.Valoración: 90/100
Ernest Borgnine: en esta canción es donde Grant habla de ser VIH positivo. Vueltas y más vueltas a qué hacer, retomando, el tema del padre que no te acepta. El saxo le da un aire melancólico ochentero a este tema. Un contraste muy interesante. Valoración: 85/100

I Hate This Town: los reencuentros con las exparejas pueden ser situaciones realmente incómodas y tensas. Más aún cuando vives en una ciudad pequeña donde todo el mundo se conoce. Todo esto con la guitarra y el sonido de cantinela en torno a una hoguera en mitad del bosque. Valoración: 80/100
Glacier: el disco cierra con otro tema acerca del SIDA. Una canción que intenta darte fuerzas contra todos aquellos que critican que tengas una enfermedad, que deberías suicidarte y te señalan. Un balada preciosa y épica perfecta para cerrar el disco. Valoración: 95/100

Valoración de Pale Green Ghost: 95/100