M83 se ha cargado el panorama musical

por el 26 de marzo de 2014

m83 midnight city

Verano de 2011. M83 publican ‘Midnight city‘, primer single de su último disco. Quien no los conociera, fliparía desde los primeros acordes (y quien los conociera también, que la canción era un temazo, las cosas como son). Seguramente se lo pasarías a tus amigos más cercanos muro de Facebook mediante: “Tío, tienes que escuchar esto”. Porque era 2011 y aún llamabas ‘tío’ a tus amigos homosexuales. Tras varios meses flipando con la canción, llegaría el momento en que empezarías a ver que poco a poco el tema se va extendiendo entre tus círculos y que todo eran buenos comentarios. De hecho todo pintaba a que iba a ser incluos la canción del año. La invasión francesa había comenzado.

Tras el single, llegó ‘Hurry up, we’re dreaming’, el disco que incluía la canción. “Pero si es un discazo”. “Lo que pasa es que tienes que dejarlo reposar” (Ojo, esto no significa directamente que sea bueno, a ver cuándo aprendemos). “Dieron un conciertazo”. Sí, admítelo, fuiste de esos. ¿Y cuántas veces escuchas el disco ahora? De hecho, ¿fuiste de esos que llegó a comprárselo original? En fin, no es que sea un disco horrible, pero en su día se sobrevaloró muchísimo y la fiebre de no-molar-lo-suficiente se cernía sobre la gente si no podía parar de hablar maravillas sobre el tema, el grupo, el disco y el concierto.

Es entonces cuando entra en juego aquel amigo perdido que tienes en la España profunda, ese de gustos dudosos pero al que tienes cariño igual, y postea ‘Midnight city’ creyéndose el más guay de todos escribiendo en la barra del Facebook “TEMAZO!!!”. Ese al que se la pasaste en su día y te dijo “¡Qué música más rara escuchas! xD” (El equisdé es importante, porque te lo dijo en plan “eres raro” pero el emoticono le quitaba hierro a la cosa). Algo empezaba a oler raro. Ya no sólo había llegado el éxito a gente de dudoso gusto sino también a las provincias. Obviamente vivimos en la era de la globalización y eso iba a ocurrir tarde o temprano, pero no como creíamos. Cada vez que sonaba en un bar y cada vez que alguien incluía el tema en una lista de Spotify llamada simplemente “Indie” (atención, el culmen de la originalidad hecho playlist) el grado de molonidad iba bajando. Es entonces cuando, ya un poco asqueado de todo lo que rodeaba a M83, entraron en juego los anuncios publicitarios.

Con el primer anuncio con ‘Midnight city’ te alegrabas porque aún no te daba ascoputo. Con el segundo crees que es casualidad que dos marcas distintas usen la misma canción. Cuando tres años después lo oyes en un anuncio de detergente es que algo falla. ¿De qué “original” creativo ha sido la idea? ¿Es el típico cincuentón que quiere molar muy fuerte? ¿Sigue los pasos que ha dado todo el mundo pero años después? ¿Hay gente que ha descubierto ahora la canción? ¿Es que aún había una sola persona en todo el país que no lo había oído en el resto de anuncios, telepromociones, noticias de fútbol en el telediario y multitud de series?


¿Es que nadie piensa pagar por este crimen?

No sé vosotros pero estoy harto de ‘Midnight city‘. Ahora es escuchar los primeros acordes y decir “Esa canción otra vez, NO”. Hemos pasado de decir ‘Temazo’ a decir con desgana ‘¿Otra vez?’ y cambiar de canal. O pasar de canción. Y si puedes, le coges el móvil a tu padre y le cambias el tono de llamada en el móvil.

Señoras, señores, el panorama musical ha muerto. M83 lo ha matado.