Madonna / ‘MDNA’

por el 17 de febrero de 2014

Madonna MDNA

Hail:
La primera escucha de ‘MDNA’ fue francamente sorprendente. Tras tocar fondo con ‘Hard Candy’, que sonaba en su mayoría como una colección de demos, era bastante grato escuchar que en ‘MDNA‘ al menos las canciones están producidas. Madonna confía en tres productores principales para el álbum: William Orbit, Benny Benassi y Martin Solveig. Para todos los que pensamos que volver con un ex es como comerte lo vomitado y que ni un paso atrás nunca, nos tenemos que tragar todas y cada una de nuestras palabras porque las canciones que mejor funcionan son precisamente las de Orbit, el supuesto paso atrás, y que esa sangre nueva de Martin Solveig es precisamente lo peorcito que se ha cruzado Madonna en décadas. Orbit enlaza el dance bestia de Benassi con momentos más confesionales como sólo un genio es capaz de hacer. William Orbit es capaz de hacer todo; Benassi y Solveig ya son bastante más limitaditos. De cualquier manera, la estrella del disco es sin duda su divorcio, al que se refiere con enfado (‘Gang Bang’), sorna (‘I Don’t Give A’) o reflexión (‘Falling Free’, ‘Love Spent’).

Hell:
Contrapuesto a ‘Hard Candy’, que era de un nivel bajo pero lineal, ‘MDNA’ es un disco capaz de lo mejor (o lo mejor que se le puede pedir a Madonna hoy en día) y lo peor a un skip button de distancia. Desde ‘Ray of Light’, Madonna se interesa cada vez más por la produccion y cada vez menos por la canción en sí. Poco a poco las canciones han ido desapareciendo progresivamente en pos de la búsqueda constante del sonido. Al final le interesa más la forma que el fondo. Si a eso le sumamos que hoy por hoy tiene muy poco ojo para escoger la forma, pues ya es para temblar. La mayoría de las canciones que da Madonna hoy en día no van a pasar el paso del tiempo y ella es la primera que lo sabe, que inunda un tour con ellas pero al siguiente quedan reducidas a sólo una. La peor parte sin duda se la lleva Martin Solveig, un one trick pony que se limita a fusilar la base de ‘Hello’ en un pretendido intento de “fiesta” y “ligereza” bastante sonrojante. No es que por su edad Madonna se tenga que retirar de las pistas de baile. Todos conocemos a Robyn y a Katy B y a montones de artistas que unen las pistas de baile con el contenido. Es increible que en ‘Ray of Light’ tuviera mucho más que aportar que hoy en dia. La pena es la abundancia de temas del tracklist; si hubieran metido tijera y eliminado unas cuantas (a mi parecer ‘Turn Up The Radio’, ‘Superstar’, ‘Give Me All Your Luvin” y casi todas las bonus) quedaría un disco mucho más compacto, es decir, mejor.

Veredicto:
1. Girl Gone Wild 85/100
2. Gang Bang 96/100
3. I’m Addicted 93/100
4. Turn Up the Radio 54/100
5. Give Me All Your Luvin’ (feat Nicki Minaj and M.I.A.) 74/100
6. Some Girls 95/100
7. Superstar 42/100
8. I Don’t Give A (featuring Nicki Minaj) 91/100
9. I’m a Sinner 86/100
10. Love Spent 92/100
11. Masterpiece 95/100
12. Falling Free 87/100

Deluxe edition bonus tracks
13. Beautiful Killer 90/100
14. I Fucked Up 64/100
15. B-Day Song (featuring M.I.A.) 49/100
16. Best Friend 84/100