Beyoncé / ‘Beyoncé’

por el 20 de diciembre de 2013

Beyonce review

Beyoncé le ha echado un pulso a la industria, una demostración de fuerza y una prueba más del constante desarrollo que experimenta como artista. Pocas personalidades en el pop toman los riesgos que toma ella. Podría cruzarse de brazos y hacer cinco temas de baile, cuatro baladas y tres medios tiempos y ya tendría un disco cada año y medio. De hecho, ella misma revolucionó esa matemática al desarrollar esa fórmula de éxito hasta convertirla en dos discos en ‘I Am… Sasha Fierce’. Para su siguiente disco 4, dio un salto aún más grande mirando al pasado y apuntando tímidamente a otros estilos musicales. Para este ‘BEYONCÉ’, así en mayúsculas, pone en práctica esos terrenos que sugerían los cortes más atrevidos de 4, más pasado, menos radio fórmula y nuevos caminos sonoros alejados de su zona de confort, más duro, electro y libre. Lejos del sonido de radio masivo y más cercano al hip-hop alternativo de Drake o llegando a sonar a veces tan rabiosa como Kanye West en Yeezus, con quien guarda más de una similitud por lo de su contra promoción y su búsqueda de nuevos paisajes artísticos alejados de lo que se espera de ellos.

Tantas veces que se la ha visto en conciertos de Animal Collective o Sleigh Bells tenían que servir para algo. Arriesgada y desafiante, Bey reclama su trono. No sabemos si esta cansada de ser una pop star pero para su quinto disco ha optado por alejarse de lo fácil. Ya ha hecho Irreplaceable, ya ha hecho Crazy In Love y ya ha hecho Halo. Cómo es una canción pop y cómo reventar el mercado con ella no es algo que le sea desconocido. Para su ultimo álbum, Beyoncé escapa de las estructuras clásicas de la canción pop. En este caso, la producción es mas minimal y electrónica y King B se aleja un poco de sus propios clichés mostrándose mas sincera, sexual y aun más feminista que nunca en cortes como Flawless o Pretty Hurts. Como ella misma dice en Partition ‘Radio say “speed it up,” I just go slower’.

Pese a la tan publicitada “experiencia audiovisual” el disco se puede disfrutar únicamente como cd clásico pero, si hay algo mejor que un video de Mrs. Carter, eso son dieciséis. Dieciséis y de una factura impecable: sexy, violentos, dulces, artísticos… Como Beyoncé, las muchas caras de un diamante.

En resumen:
- 14 canciones, 16 vídeos: Experiencia audiovisual.
- Cuatro singles (?): ‘XO’, ‘Pretty Hurts’, ‘Blog’ y ‘Partition’.
- Apuesta directamente por canciones que no verías como single.
- Corre el riesgo o de que te fascine o te parezca todo relleno.

‘Pretty Hurts’
Lo más single de todo el álbum y la mejor canción de Sia en los dos últimos años. Un medio tiempo sobre el coste, no ya de la belleza y la búsqueda de la perfección física, sino que va más allá y habla de la exigencia y del precio de cumplir con los demás antes que con uno mismo. De esas canciones de la ex-Destiny’s Child que te dan alas y te hacen pensar que si quieres, puedes.
Veredicto: 94/100

‘Haunted’
Bey desde ultratumba como un fantasma recita, canta y repite su mantra mientras un beat que empieza como una de The XX acaba convertido en una de Royksopp. Todas las veces que alguien dice que este no es el Ray Of Light de Beyoncé sino su Erotica vienen justificadas por esta maravilla. Y ojo, que marca la primera aparición del misterioso y hasta ahora desconocido Boots, que firma hasta cuatro cortes a cada cual más impresionante.
Veredicto: 97/100

‘Drunk in Love (feat Jay-Z)’
Crazy In Love era un subidon de euforia descontrolada. Lo arrasaba todo a su paso. Era el primer amor, ese roce eléctrico y explosivo. Pues lo que antes era ese sample friendly de subidón ahora es una maravilla de hip hop pesado y trap sobre lo mucho y bien que follan el Sr. y la Sra. Carter. Y que sigan pariendo cosas así.
Veredicto: 86/100

‘Blow’
Knowles. Flaunteroy. Timbarlake. Timbaland. Pharrell. ¡Bomba! Bey protagoniza su propio Boogie Nights de inspiración disco y alto contenido erótico. Siempre aplaudiremos el cunnilingus como tema central de una canción. Y ojo, que como marca de la casa Timberlake / Timbaland el ritmo cambia y aparece otra de esas tomas alternativas mucho más urbanas. Pero no temas, desaparece entre gemidos y vuelve el disco.
Veredicto: 92/100

‘No Angel’
La Knowles pone una voz rara rara en el primer corte de relleno de todo el disco. Está bien pero hasta este punto el nivel es muy alto e incluso la base es muy buena. No es nada destacable y, vista la evolución sonora de lo que ya hemos descubierto del disco, parece que encajaría más en alguno de sus trabajos anteriores.
Veredicto: 75/100

‘Partition’
Madre, esposa y mujer pantera. Como una Donna Summer de este siglo, sirve una canción de alto voltaje sobre un beat electro r&b de lo más infeccioso. Nos trae recuerdos a Blackout y eso es solo una cosa buena. Si va a haber singles como tal hay que considerar este. Y vaya vídeo.
Veredicto: 96/100

‘Jealous’
Sometimes I want to walk in your shoes/Do the type of things that I never ever do“. Beyoncé vuelve a explorar la infidelidad, los roles y los celos como tan bien hacía en If I Were A Boy, el otro If de B’Day y Resentment. Aunque esta vez lo afronta con un estilo menos radiofórmula y se acerca a los terrenos Drake con una base más atmosférica de aires trip-hop.
Veredicto: 89/100

‘Rocket’
Miguel es el coche y Beyoncé el conductor. De un símil como ese solo podía resultar algo que podría derretir los polos. ¿Marvin Gaye? Juego de niños. Memorable es lo “Let me sit this ass / On you / Show you how I feel / Let me take this off / Will you watch“. No sé si ha sido por la maternidad o por qué pero como ya decíamos antes Mrs. Carter debe estar entrando en el cenit de su plenitud sexual, porque nunca antes se había mostrado así de directa y así de lasciva. Y nosotros que nos alegramos.
Veredicto: 85/100

‘Mine (feat Drake)’
Drake y su sonido downtempo atmosférico y tribal sirven a Beyoncé para confesar sobre su vida marital y llega a decir que no se siente la misma desde el bebé. Es una nueva apuesta por alejarse más y más del pop estándar. Sus fans más clásicos ya la habrán abandonado para cuando llegue ésta. Si Drake te vuelve loco o si sencillamente le das una oportunidad, te va a atrapar.
Veredicto: 92/100

‘XO’
El álbum tiene ,salvo contadas excepciones, un tono muy lúgubre, pero las canciones están increíblemente bien hiladas porque cada vez que hay una de las partes mas desoladoras (eso es Mine y Heaven) aparece una canción que se sitúa en lo opuesto. Y de esas dos (la dedicada a su hija y XO) esta es la más luminosa de todas. Escrita por Ryan Tedder, tiene esa percusión central que veíamos en Halo y que nos da combustible para seguir adelante.
Veredicto: 93/100

‘***Flawless’
A principios de año la red se volvía loca con unos segundos de canción donde instaba a unas cuantas zorras a arrodillarse, con que todas soñaban ser ella. En su momento se tomó como un ataque y parte de la red echaba en cara a Yoncé que tanto poder femenino y tanto himno y luego dice que ella es la mejor de todas. Ya ha explicado que ese bow down bitches esta dedicado a los haters que no respetan lo duro que ha trabajado desde que era niña para estar donde esta. Así que con un beat muy pesado más propio de su marido y una letra desafiante, Mrs. Carter defiende su corona. Su corona y su ideal de vida por medio de un speach llamado ‘We All Should Be Feminists’ que deja bien claro qué piensa sobre el bitching y la falta de fraternidad femenina. Fondo un 10 y forma un 8. Nos gusta Beyoncé cabreada. Por cierto, maravillosa la puya a costa del Star Search donde Beyoncé, Justin Timberlake, Christina Aguilera o Aaliyah perdieron en la primera ronda.
Veredicto:93/100

‘Superpower (feat Frank Ocean)’
Mrs. Carter propone una revolución del amor con esta canción tan deudora de Channel Orange. Si no te gusta el primer disco de Frank Ocean esto te va a horrorizar. Es la típica canción de Beyoncé que te da alas y te hace creer que todo es posible, pero esta vez no es sobre lo poderosa que eres como mujer, sino como si tú y tu pareja estáis unidos podéis con todo y con el inconfundible estilo del maravilloso Frank Ocean.
Veredicto: 81/100

‘Heaven’
Una balada que, con los mínimos elementos, consigue atraparte por el cuello. Trata sobre el amor perdido pero en la BeyHive, la comunidad virtual de fans de Beyoncé, se especula sobre si va sobre el aborto del que hablaba en Life Is But A Dream. Sea como fuere, la pérdida es quizás el sentimiento más universal de todos y por desgracia tarde o temprano va a acabar dándote en medio del corazón.
Veredicto: 84/100

Blue (feat Blue Ivy)’
Es regla básica de cualquier pop star que al tener el primer hijo en el disco siguiente coloque una canción íntima y personal sobre lo felices que son siendo madres. El resultado es ‘bien’. Por encima de ‘My Baby’ de Britney pero por debajo de ‘Little Star’ de Madonna o ‘All I Need’ de Christina. Aunque la reina de todo esto es Kelis, que hizo no una canción, sino un disco entero pero no de nanas; hizo uno de chunda chunda.
Veredicto: 72/100